Óscar Domínguez, pintor surrealista (Tenerife, 1906 – París, 1957)

Originalmente publicado en Trópico de cáncer:

Autorretrato. Óscar Dominguez. 1949. Óleo sobre lienzo. 55 x 50 cm. Colección particular. Paris Autorretrato. Óscar Dominguez. 1949. Óleo sobre lienzo. 55 x 50 cm. Colección particular. Paris

Tanto por la calidad subversiva de sus creaciones, como por su participación activa en el Surrealismo -episodio crucial en las artes de la Vanguardia del siglo XX-, Óscar Domínguez (Tenerife, 1906 – París, 1957) ha sido considerado, junto con Joan Miró y Salvador Dalí, el tercer gran nombre que España dio a la pintura surrealista. Si bien su infancia transcurre entre La Laguna y Tacoronte -donde su familia contaba con haciendas y plantaciones-, a partir de 1927 combina su residencia en París con varios viajes a Tenerife, hasta que, ya a partir de 1936, la capital francesa se convierte en su hogar definitivo hasta su muerte, un 31 de diciembre de 1957.

Desde sus composiciones de influencia daliniana de principios de los años treinta -La bola roja (1933) o Le dimanche (1935)-; pasando por la genialidad de sus pinturas…

Ver original 293 palabras más

Las frases de los últimos días en mi calendario:

2015 JULIO

8 miércoles / 9 jueves 

En resumidas cuentas, el músico debe tocar, el pintor debe pintar y el poeta debe escribir, si quieren vivir en paz consigo mismos. Abraham Maslow

16 jueves / 17 viernes 

El mejor premio que la vida ofrece es poder trabajar duro en lo que valoras. Theodore Roosevelt

18 sábado / 19 domingo

Es verdaderamente libre aquel que desea solamente lo que es capaz de realizar y que hace lo que le agrada. Jean Jacques Rousseau

¿Será casualidad?

Naturaleza

image

Desempleada más no desocupada

Cuando mi tía renunció a su empleo por darles prioridad a sus hijos, yo no entendía porque era tan complejo gestionar con ella una salida a almorzar o tardear, si estaba “libre”, la verdad es que pensé que en medio del ritmo que traía después de trabajar en el área de sistemas, ella buscaba que hacer para no quedarse quieta.  También pensé que era algo de la crianza, de las creencias, pues en mi familia paterna definitivamente fuimos educados bajo esa concepción.

Ahora que tomé la decisión consciente de retirarme de mi empleo, sin tener nada fijo aún, que finalmente no deja de ser un riesgo, ¡la entiendo!, comprobé ese dicho de estar en los zapatos del otro, aunque mis motivos no tenían el componente de pensar en otros (hijos) sino única y exclusivamente de pensar en mi salud y tranquilidad.

Llevo casi un mes desempleada, y desde antes de salirme ya tenía compromisos pendientes por cumplir, decidí organizar mi tiempo desde el primer día, porque mi esquema mental así me lo pide, y porque amo la productividad, tengo un horario que se distribuye entre actividades intelectuales o de estar sentada frente al PC, actividades de entretenimiento y deporte, otras de vueltas que siempre se aplazaban porque había que pedir permiso y no podían ser tan seguidos y por último de trabajo voluntario.  Así que me he reído mucho, porque la primera reacción de quienes se enteran de tu situación, incluidos familiares y amigos (excepto mi tía), es ponerte “tareas” o pedirte favores para que sencillamente no te quedes en la casa mirando para el techo, o simplemente porque creen que tienes 8 o 9 horas libres que ya no dedicas a una oficina, es por eso que desde el principio hay que recurrir a la asertividad para aprender a decir “no puedo” o…”sí se puede pero en X días”, o para la próxima semana, porque finalmente se trata de tu tiempo, y eres tu quien debe decidir a qué le das prioridad o espacio, porque para eso estás en un tiempo fuera de recibir órdenes o exigencias de última hora.

Así que mi consigna es: Desempleada más no desocupada.

Paras, das un paso atrás, dejas el cuerpo descansar y miras si puedes encontrar una solución al caos que hay en el interior.

Texto tomado del capítulo 5, temporada 11 de la serie Greys Anatomy.

Reflexión y Cambio

La renuncia a la que llegareis entraña tristeza y alegría: tristeza al comprender la futilidad de vuestros comportamientos pasados y alegría al observar la visión más amplia que empieza a desplegarse ante vosotros cuando sois capaces de renunciar a ellos.  Esta alegría no es nada corriente. Es una alegría que hace nacer una fortaleza nueva y profunda, una confianza y una inspiración constantes, gracias al descubrimiento de que no estáis encadenados a vuestros hábitos, sino que efectivamente podéis cambiar y haceros cada vez más libres.

Texto tomado de: El libro tibetano de la vida y de la muerte. Sogyal Rimpoché, pág. 61

Saliendo de la jaula

Desde hace 2 meses no tengo carro, decidí venderlo porque era de gama media y me estaba generando muchos gastos de mantenimiento, inicialmente pensé en cambiarlo por uno usado de modelo más reciente, sin embargo cuando empecé a mirar opciones no me acomodaba con los que veía, no vibraba con ellos, tal vez porque en mi cabeza habían otros planes, y finalmente el vehículo hace parte de la zona de confort y te implica más gastos.

Dejé el dinero en stand by y busqué otras alternativas para desplazarme de la casa a la oficina y viceversa.  Retomé el uso de los taxis, en la mayoría de los casos compartidos, nuevamente empecé a interactuar con ese gremio, a escuchar sus historias, a identificar sus rutas, a llevarme una primera impresión de servicio al verificar si tomaban el camino que les sugería o si lo cambiaban en la marcha; además desempolvé mi tarjeta cívica, creí que ya no la permitían porque es la primera edición, “la azul”, volví a aprender a montar en Metro, o mejor dicho, a perderme en la estación San Antonio para saber si coger hacia la izquierda o la derecha y por último aprendí a conocer las rutas de buses de mi sector.

descargaimagesdescarga (2)

Con todas estas pequeñas aventuras, he vivido y apreciado cosas que cuando viajaba en mi carro no podía hacer, trabajé en el desprendimiento, lo tomé como una prueba porque yo era supremamente dependiente de éste y tenía mucho miedo del “no tener”, pero ahora que lo enfrenté, siento como si en éste hubiera estado en una jaula o burbuja.  Porque así de vez en cuando compartas tu espacio de 4 puertas, gran parte del tiempo estás solo, con un radio que te acompaña o las letras de tus canciones favoritas, pero no hablas con nadie, solo se cruzan miradas entre los demás conductores o los peatones y tú, y a veces palabras feas en medio del estrés de conducir, así intentes cambiar las rutas de desplazamiento, tiendes a volver a las mismas porque debes evitar los trancones y semáforos, en la mayoría de los casos te pierdes de ver los cambios que hay en la ciudad, o simplemente de ver lo que siempre ha estado ahí, hay vueltas que dejas de hacer porque ves mucha fila para parquear en los centros comerciales, o no hay parqueadero, o existen sitios por los que nunca te detienes, porque no hay un lugar cerca donde dejar el carro, nos volvemos esclavos de 4 ruedas, y nunca lo creí hasta ahora, nos metemos en esa burbuja y el tiempo que tardamos en desplazarnos nos quita la energía para hacer otras actividades.

No es que desconozca las bondades de contar con un medio de transporte, aún las disfruto algunos días con carro prestado, lo que veo es que nos vamos a los extremos, cuando tenemos carro nos movemos/comportamos con un estilo y cuando no lo tenemos con otro, ahora que decidí combinar ambos esquemas, los valoro más y siento más libertad, así que ¿por qué no alternarlos?

Tu Foto de Perfil en LinkedIn

Natalia Giraldo:

Aunque no tiene mucho que ver con los temas de arte, se trata de la imagen personal y creo que es importante para todos en algúm momento.

Originalmente publicado en La Estrategia Personal:

foto_linkedin

La era digital ha redefinido la imagen profesional, hay que ser y parecer. Aun así, casos se han visto,  ingenieros, administradores y emprendedores que carecen de estética en su imagen profesional. Hay personas que hacen un trabajo fantástico pero, su perfil profesional en redes sociales no pareciera proyectar cuán calificados realmente son.

Todo perfil necesita una foto. Dejar su perfil sin foto también dice muchas cosas, para empezar muestra que usted es una persona insegura o desconfiada, y esos son dos motivos suficientes para que otros tampoco confíen en usted. Sin un rostro, su perfil, aplicaciones laborales, recomendaciones y créditos  profesionales pierden validez en la red.

En LinkedIn su foto de perfil debe mostrarse como un ser humano auténtico. Quién es usted? Quién es la persona que usted ve cuando se mira al espejo?. No necesita un fotógrafo profesional para que lo defina, usted ya es la persona que es…

Ver original 507 palabras más

“Cualquier cosa puede suceder en un mundo que contiene tanta belleza.” Christian Schloe

Natalia Giraldo:

Mis favoritos: La mujer de pelo azul y la del vestido rojo que se desintegra.

Originalmente publicado en Trópico de cáncer:

26
Cualquier cosa puede suceder en el mundo de Christian Schloe. Arte surrealista es la mejor forma de definir el trabajo de este artista digital quien logra con su talento transportarnos a un mundo romántico y extravagante. Sus pinturas abordan a personajes únicos, familias de hombre y mujeres pájaro, mensajes desde el mar, mujeres ave, sirenas y heroínas en pleno sacrificio. Una propuesta que vale la pena conocer en profundidad y disfrutar.
31
11
22
Trabaja sobre lienzos rayados y desgastados, con bordes envejecidos que quieren eludir el tiempo. Juega con la mezcla de elementos realistas con ideas conceptuales desconcertantes, y al hacerlo, no obstante transmite una profunda serenidad en sus espectadores.
780ChristianSchloe-7_zps751f399a
780ChristianSchloe-2_zps811c75c0
780ChristianSchloe-17_zps4b2d22ff
780ChristianSchloe-14_zps038df2c7
A pesar de que puede existir un significado tras sus obras, el artista no ofrece indicios para explicarlo, él deja que cada uno se aventure en su “propio viaje”, que interprete sus ilustraciones intrigantes con incontables posibilidades que de forma individual alcancemos a…

Ver original 3 palabras más

No todos los días los crespos son iguales (Solo para mujeres)

Soy diferente, no tengo mi pelo dentro del estándar o molde que usualmente vemos en las mujeres, soy crespa y no una crespa cualquiera, primero porque a diferencia de muchas nunca me he obsesionado por cambiar mi condición para tenerlo liso, segundo porque cuando entré al mundo laboral, no permití que los códigos de las empresas fueran presión, y por último porque reconozco que es un estilo diferente y que como tal requiere cuidados especiales y no debe dejarse como quede, porque es más flexible o como digo algunas veces “loquito”.

Foto crespos

Se preguntarán o estarán pensando por qué si mi blog es de arte y textos libres ahora estoy escribiendo sobre belleza o temas como este, y en realidad todo empezó con una pregunta que ya me han hecho varias veces: ¿Tu qué te aplicas en los crespos?, pero la que más me llamó la atención fue la que me hizo una señora que estaba detrás de mí en una fila y me dijo: ¿Usted con qué se hace esos crespos?, ante lo que yo muy sorprendida le dije: “ No señora, yo no me los hago, son naturales, ellos se hacen solitos”.

Desde ahí, empecé a pensar que definitivamente llevo el arte en mí, sobre mi cabeza, ¡llevo arte en mi pelo! y eso es algo que no sabía, es arte porque es la expresión de mi esencia, es mi realidad, es única y a la vez cambiante, no todos los días los crespos son iguales, así como el resto de circunstancias que vivimos, unos días son más comprimidas, otros días más sueltas, a veces son más estáticos, y otras más movidos o rebeldes, en otros casos hay frizz hasta que se llega a la quietud, al control.

Así que si eres crespa y estás interesada en saber qué respondo cuándo me preguntan, adelante, pregúntame.  Yo te compartiré mis trucos y recomendaciones.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 327 seguidores