Un color, una emoción, una expresión

10 consejos para escribir un buen relato de ficción

… encontrar el equilibrio entre el conocimiento técnico y la potencia creadora.

Origen: 10 consejos para escribir un buen relato de ficción

Lo que encierra el aprendizaje

Últimamente he estado pensando que esa palabra simplemente es una forma bonita de llamar el dolor o el esfuerzo, o si estoy equivocada quisiera escuchar cuántos han aprendido a punta de risas o en un abrir y cerrar de ojos.

Aprender para mí ha sido tener más disciplina, sacrificar tiempo libre, controlar los distractores, preguntar así te digan que eso ya lo habían dicho, meter la pata, creer que tienes un AS bajo la manga y darte cuenta que ya todos lo conocían, reinventarme, sacudirme, sentir temor, ansiedad, creer que no lo lograrás, exigirte a ver más allá, llenarte de valor sin importar que otros piensen que no aportas, seguir haciendo lo que te nace, así te digan que no te corresponde o que no deberías, para después de unos meses hacer un alto y mirar la diferencia desde el punto en que toda la travesía inició hasta hoy y preguntarte: ¿valió la pena?

Curiosamente hoy me pidieron que expresara todo esto con una imagen, emoticon o algo y lo primero que se me vino a la mente fue este personaje:

20160620_100907

Porque realmente para APRENDER, lo más importante es que tengas la actitud de absorber, sin esto, la información que te den se resbala.

Blanco, oscuro y un poco de color

image

Otro carro cubano

image

Regalo para mis amigos Sara y Humber en sus 10 años de matri.

Y él dijo….

Llevaba 18 años como fotógrafo y hoy prácticamente por los temas de tecnología, los de mi profesión estamos en la calle, desempleados!.

Hoy todo el mundo se toma las fotos con buenos celulares y ya no nos necesitan.

Me dejó pensando el señor y reforcé un aprendizaje: “hay que ir al ritmo de los cambios, innovar, adelantarse y tener un plan B o muchas opciones. Que no todos los ingresos vengan
de la misma canasta”.

Lo que aprendí (continuación entrada Recorrido vs. destino)

Y esta es la lista que comparto sobre mi aprendizaje en este último paseo, para quienes mostraron interés con el “me gusta” o para quien quiera:

  1. Ceder el turno a veces te puede pesar, pues cargas las consecuencias de lo que los otros hicieron primero y contigo bummm!, llega la explosión.
  2. Cambiar un paseo familiar por uno grupal no es tan simple. Tiene sus pros y sus contras.
  3. Modificar el destino para economizar $$$, cambia la experiencia.
  4. Llevar un libro contigo puede hacerte alejar de la conversación, atención e interacción que los otros quieren tener. Finalmente, dicen que la lectura es una actividad solitaria.
  5. Se aprende del cambio, antes se pudo presentar algo de prevención y cantaleta, y finalmente se disfrutó el viaje.
  6. Tu convivencia privada se vuelve pública en este tipo de espacios. Esfuérzate por mantener un poco de privacidad…no ventiles todo.
  7. La imagen que se muestre en pocos días, puede ser la imagen con la que se queden para siempre.
  8. Para terminar, la regla de oro en paseos grupales, es tener actitud conciliadora, hay que “ceder” y “tolerar”.

 

Recorrido vs. destino

 

Pasear por tierra….buscando llegar al mar, vamos que suave no se siente, paramos cuando queramos, y así fueron casi 12 horas; mirando paisajes, escuchando música, siendo una copiloto atenta para que el conductor no se durmiera, revisando la guía del camino para saber si íbamos acorde con el recorrido vs. el tiempo estimado, buscando donde parar a estirarnos, comer y otras cuantas necesidades.

Se trata de disfrutar el recorrido sin pensar tanto en el destino, así debe ser todo en la vida, porque normalmente queremos saber cuál o cómo va a ser el resultado, el desenlace, sin apreciar las pequeñas cosas del camino, los pasos, lo que verdaderamente nos permite aprender, nutrirnos.

En esta oportunidad aprendí un poco más….sí quieres saber qué fue, déjame un comentario o un “Me gusta”.

 

 

Agua para florecer

En los últimos meses se han visto muchos efectos del fenómeno del niño, particularmente cuando veía las noticias pensaba que aún estaba lejos de sentir las consecuencias, pero sin darme cuenta fueron llegando, primero empecé a notar que las matas de mi balcón estaban secas, raras, tristes, tuve que despedirme de algunas de ellas porque no resistieron.  Luego, al llegar al apartamento después de un día en la calle atendiendo citas y haciendo vueltas, caía desmadejada en la cama para refrescarme con el ventilador pensando que me había cogido un virus.  Después, salimos a caminar al estadio como plan dominical, pero como no madrugamos nos cogió el medio día con un sol inclemente, tanto que nuestra mascota se resistía a caminar, y para lo que ama estar en la calle y la energía que conserva a pesar de sus años, era una alarma.  Días después, recibí una llamada de mi padre, en la que me advertía que los rayos UV habían incrementado, que si estaba juiciosa con el bloqueador y la semana pasada esperando el alimentador del metro bajo un paradero, eran tan fuertes los rayos del sol (temperatura de 33°) que me estaba quemando el empeine, único lugar donde no caí en cuenta de protegerme.  Lo último que terminé haciendo fue recoger el agua de la ducha y he estado esforzándome por disminuir los minutos que me tomo al bañarme, cosa que me cuesta enormemente.

En fin, se que estos detalles no son nada a comparación de lo que se vive en otros Municipios, y lo que han tenido que experimentar otras personas, pero precisamente, es eso lo que quiero recalcar, somos muy desagradecidos con lo que tenemos, pensamos siempre en nuestro bienestar, en nuestra conveniencia, olvidando que todo requiere un equilibrio, todo tiene un ciclo, un proceso; solo hasta que no llegamos a los extremos no reaccionamos o tomamos medidas y no debería ser así.

Afortunadamente ya se empezaron a ver cambios en el clima, ya está lloviendo y espero ansiosa a que caiga mucha más agua y que puedan solucionarse tantos daños, ahh y claro está que todos los jardines vuelvan a florecer!!!

20160208_111603

Pausas fructíferas

No es lo mismo verlas en una foto que en vivo y en directo, sobre todo cuando vas concentrado en tus pensamientos de la rutina de tu día, pensando en lo que vas a hacer o para dónde vas y pummm…es pecado no frenar, contemplar, sacar el cel y capturarlas.

FotorCreated

La mayoría de las veces pueden ser pausas fructíferas, porque te hacen pensar nuevamente desde otra perspectiva o simplemente dejar ir esa idea que no te alimentaba.

Viva el color, las formas y la naturaleza!!!

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 373 seguidores